Terremoto Japón 2011

Ser viajero no es sinónimo de temerario y si queremos ir a Japón, uno de los países con más actividad sísmica del mundo no estaría mal tener en cuenta una serie de medidas que nosotros como extranjeros habitualmente desconocemos.

Aprovechamos el post para hacer un recordatorio sobre el Terremoto y Tsunami que azotaron Japón el 11/03/2011. Nosotros en concreto fuimos justo un año después por lo que estas medidas son una de las cosas que nos pareció no sólo recomendable sino realmente necesaria, más vale prevenir que lamentar, ¿ no les parece ?

Japón se encuentra en el borde de la zona de convección de la placa de Eurasia con la placa del Pacífico. Una energía gigantesca acumulada durante unos 200 años y producto del arrastre de la placa del Pacífico al meterse debajo de la de Eurasia se liberó el 11/03/2011 a las 14:46 hora japonesa con una potencia equivalente a 2 millones de veces la potencia de la bomba atómica que destruyó la ciudad de Hiroshima, un 9 en la Escala Richter. Es una potencia tan grande que no podemos hacernos una idea de la magnitud real. Fue tan potente que movió el eje de la Tierra, Japón se desplazó tres metros en el mar y parte de la costa se hundió un metro en algunas zonas.

Mirando este video se puede entender mejor esto de lo que hablamos ( minuto 1:40 más o menos )

Esta liberación de energía irradió las conocidas Ondas P viajando a 6 Km/sg. Son muy rápidas y todos los sistemas de Japón las captaron casi al instante y automáticamente saltaron las alertas automáticas de todo el país. En Japón la alarma se emite de forma automática y masiva en televisión, radio y telefonía móvil.

movilanunciotvanuncio

Cuando el sistema de advertencia había hecho su labor la ciudad de Sendai, la más cercana al epicentro ya empezó a temblar. Las Ondas S estaban llegando a 3Km/sg.

Éstas ondas son las realmente destructivas.

Estas ondas también pasaron por Fukushima Dai-Ichi, una central nuclear con 6 reactores. Los sistemas de seguridad de la central funcionaron bien y de forma automática apagaron los reactores y empezaron a bombear refrigerante al interior de los reactores.

60 segundos más tarde las Ondas S llegaron a Tokyo pero no estaban del todo preparados para un terremoto de este tamaño y durante 5 minutos toda la zona metropolitana no dejó de temblar. Para el que no lo sepa lo normal es que el temblor dure unos segundos, un minuto como mucho, pero 5 minutos es algo absolutamente impresionante.

Se abrieron grietas en el suelo y hubieron muchas grabaciones de licuefacción. Esto ocurre cuando el agua subterránea es presionada por el movimiento del terreno y empujada a salir por la superficie.

Japón quizás sea el país del mundo más preparado para que sus infraestructuras resistan los terremotos y ciertamente no hubieron daños importantes y casi todos los edificios salieron airosos del temblor pero lo peor venía a continuación, el Tsunami.

Al ser comprimida hacia abajo la placa Euroasiática y llegar al punto de fractura saltó como un resorte hacia arriba provocando que la enorme masa de agua que había sobre ella se desplazara…. El Tsunami.

Pero eso lo veremos en el siguiente post. Como os decíamos al principio vamos a ver cuales son las medidas en caso de un terremoto ya sea en Japón o en otro lugar del mundo, aunque nos centramos especialmente en el país nipón.

Las medidas en el caso particular de Japón son la educación desde muy temprana edad, el colegio, en la que se adaptan la vida de los niños a la aparición de un posible terremoto. Hacen simulacros como mínimo dos veces al año, si buscan en internet verán como se esconden bajo el pupitre, como se cubren la cabeza con los libros, y como salen en fila alejándose de los cristales y paredes hasta formar todos en una explanada frente al colegio. Corregirme si me equivoco pero esta “educación sísmica” no la hemos visto en ningún lado, ni siquiera en las Islas Canarias que se supone que también son volcánicas y posibles puntos de producción de terremotos aunque no tan fuertes como los nipones.

No hay casa japonesa en la que los muebles pesados no estén firmemente atornillados a las paredes y en caso de temblor todos tienen claro el lugar que usarían para resguardarse, así como nosotros tenemos la costumbre, unos más que otros, de tener un pequeño botiquín en casa por lo que pueda pasar, ellos también suelen tener una pequeña mochila preparada con medicinas y algo de comida como Kit de Emergencia.

Los edificios también tienen una serie de amortiguadores tanto en la base como de control de vibraciones cuyo fin es reducir el peligro para estructura y evitar que se derrumben.

La empresa Japan Railways creó la UrEDAS ( Urgent Earthquake Detection and Alarm System ) que es capaz sólo 4 segundos después de producirse un terremoto de detectar la magnitud, el epicentro y la profundidad y evaluar que líneas de tren pudieran correr riesgo y hacer que se detengan inmediatamente para evitar un descarrilamiento.

Bueno, esto es en cuanto a las medidas que hay de forma general pero ¿ qué hacemos nosotros ? ¿ cómo deberíamos actuar ?

La respuesta a estas preguntas depende mucho de la capacidad de reacción de cada uno y del lugar en que nos encontremos.

  • Buscar un sitio bajo el que cobijarnos ( mesa, cama, el marco de la puerta ) si estamos en el interior de un edificio a ser posible en posición fetal protegiéndonos la cabeza con los brazos.
  • Alejarnos de los cristales, la vibración puede romperlos y ser auténticas dagas asesinas.
  • Si la vibración es fuerte permanecer agachados lo más cerca posible del suelo para no caernos.
  • Alejarnos de las fachadas y muros que se puedan desplomar.
  • No usar los ascensores.
  • Si nos encontramos en algún espectáculo, cine, teatro, etc, mantener la calma, permanecer agachado y desde que sea posible ir hacia las salidas de emergencia intentando que no cunda el pánico porque muchas personas se harán más daño al intentar salir que por el propio temblor.

Para acabar queremos compartir este video en el que se muestra en términos generales como funciona el sistema de avisos y que hacer según el caso.


Deja un comentario