Terremoto de Agadir 1960

Esta vez hablaremos de un terremoto ocurrido en 1960 en la ciudad Agadir, Marruecos.

Lo primero, como siempre, es ubicarnos en el mapa.

Como pueden ver, Agadir se encuentra al sur de Marrakech, casi frente a las Islas Canarias. También hay un valle entre las montañas que desemboca en Agadir, al noreste de la ciudad, que será muy importante en parte de este relato, porque es donde se ubicaba el barrio de Yachech.

El terremoto que nos ocupa ocurrió el 29 de Febrero a las 23:41 con una magnitud de 5,7 en la escala de Richter pero no fue un suceso inesperado sino que días antes ya se habían producido unos terremotos premonitorios.

El primero de ellos fue el 23 de Febrero con una intensidad de III o IV en la Escala de Mercalli pero con muy poca magnitud. Cerca de la hora de la comida, otro temblor de intensidad VI, provocó un poco de caos entre la población.

Bien, volvamos a las 23:41 del día 29… Un temblor que dura 15 segundos con un epicentro a un kilómetro al norte de Yachech azota la región con una magnitud de 5,7 en la Escala de Richter pero, y aquí viene lo curioso, con una intensidad en la Escala de Mercalli de X.

Hay que tener en cuenta que la forma en que es sentido un terremoto depende mucho de la profundidad, el tipo de terreno que atraviesan las ondas y el tipo de desplazamiento entre fallas. Este terremoto en particular no tuvo esa magnitud como para a priori pensar en un gran desastre pero, al parecer, el epicentro estuvo bastante cerca de la superficie lo que provocó que los daños crecieran exponencialmente.

Según testigos cuentan de un ruido espantoso que se elevaba del suelo, un rugido de una magnitud infinita que precedió al movimiento.

Para muchos marroquíes esto había sido el resultado de la primera prueba nuclear aérea de Francia del día 13 de Febrero en Reggane, en el centro del Sahara.

Agadir, como cualquier otra ciudad turística se encontraba en plena expansión, es decir, se hacían multitud de construcciones en las que prevalecía la velocidad de construcción sobre la calidad y la estabilidad del edificio para satisfacer la creciente demanda hotelera. Para ello, la ciudad tuvo que crecer también en mano de obra que ubicaba en barrios periféricos. Uno de ellos era Ihchach o Yachech (nombre dado por los europeos por un tema de pronunciación), se ubicaba al noreste del núcleo de la ciudad desde 1950, a unos 7 Km. del centro de la ciudad.

Este era un barrio marginal donde la casas estaban hechas en mayor parte de adobe y techos de paja construidas desde la base hasta la cima de una colina. Aquí en su mayoría eran trabajadores, pequeños comerciantes y pescadores, casi todos de origen marroquí. Esto no es una excepción de este barrio, sino describe lo que en ese momento era gran parte de las construcciones no turísticas en la ciudad.

Volvamos a ese día, el 29 de Febrero, y miremos alguna de las características de este día con un poco más de detenimiento. Por ejemplo, hacía 3 días que había empezado el Ramadán y eran unos días especialmente muy calurosos, con una temperatura por encima de la media en esa época.

Al producirse el temblor 1 Km. al norte de Yachech las casas colapsaron desde lo alto de la colina sobre las que tenían inmediatamente debajo, creando un efecto dominó. En 15 segundos el barrio completo había desaparecido y con él sus casi 7.000 personas.

Veamos algunas fotos del antes y después del barrio de Yachech

En los barrios de Founti, Yachech y de la Alcazaba todos los edificios quedaron destruidos. El barrio de Tarbordjt fue destruido entre un 60% y un 90% y en la ciudad nueva alrededor de un 60% de los edificios también tuvieron la misma suerte.

Barrio de Founti – Teatro Rialto

Talbordjt

Talbordjt

Talbordjt

Talbordjt – Coll. J. Virebayre

Talbordjt

De los casi 5.000 habitantes de Talbordjt se cuentan menos de 10 supervivientes.

De los hoteles que habían hecho famoso a Agadir y eran el motor del auge turístico sólo quedaron escombros.

Hotel Le Saada

Hotel Lutecia

Hotel Gautier

La red de agua subterránea se rompió y el sistema de alcantarillado se derrumbó, lo que provocó una estampida en masa de una gran cantidad de ratas a la superficie. Por la mañana, el ejército francés y los marineros de la Sexta Flota de los Estados Unidos se acercaron a la costa, anclaron y se prepararon para el proceso de rescate.

La magnitud de la destrucción y las altas temperaturas, aparte de dificultar las tareas de rescate, provocaron la rápida putrefacción de los miles de cadáveres. Además, muchas víctimas rechazaban el tratamiento médico por creer que podían romper el ayuno del Ramadán.

Algo que siempre me ha impresionando es que en los lugares donde se daba por imposible algún rescate se esparcía cal sobre los cadáveres aceptando, como mal menor, el riesgo de matar a los supervivientes que pudieran haber bajo los escombros. Todo por evitar epidemias que se cobraran más víctimas todavía.

La escena que se vivía en esos momentos bien podía parecer algún tipo de infierno sobre la tierra donde los muertos se tapaban con cal viva, se ponía veneno por la plaga de ratas y moscas, se tiroteaba a perros y gatos que se comían los cadáveres al igual que a los saqueadores, que luego eran tirados a la misma fosa común de las víctimas.

En este terremoto no quedó claro si hubo o no un tsunami posterior, según algunos testigos dicen que sí, que olas embravecidas entraron hasta 270 metros en la ciudad pero sin embargo otros geólogos y estudios posteriores afirman lo contrario. Esto se debe a la caída de varias grúas en el muelle pero después se ha demostrado que fue el descenso de parte del terreno lo que las hizo caer. Por no haber una evidencia clara al respecto dejaremos esto del tsunami en el aire.

En balance en este terremoto es que murieron, en apenas esos 15 segundos, unas 13.000 personas. Cifra bastante enorme como decía antes para una magnitud de sólo 5,7 grados.

El día después del terremoto se creó una comisión de reconstrucción encabezada por el entonces Príncipe Heredero (futuro Hasán II), que después de encargar un estudio sobre el terreno y con el fin de reducir el riesgo sísmico acordó que, se abandonaran todos los barrios al norte del río Tildi, es decir, la Alcazaba, Founti, Yachech y Talbordjt se abandonarían por estar construidos sobre la falla.

Esto se debía a la localización de las fallas

Bueno amigos, hasta aquí la historia del terremoto de Agadir, espero les haya sido interesante.