Los Gigantes de Piedra de Man-Pupu-Nyor

Se encuentran en los Urales en la frontera euro-asiática. Es muy difícil llegar ya que la población cercana está a unos 200 Km. y sólo unos privilegiados han podido visitarlos en helicóptero o tras varios días de duro camino por las montañas.

Man-Pupu-Nyor-Rocks

Tienen unos 200 millones de años de antigüedad y se han formado por erosión de la parte superior de la montaña. El más alto mide unos 42 metros de altura y son considerados sagrados para el pueblo Mansi.

Rusia los ha catalogado también como una de las 7 maravillas de Rusia así que algo tienen que tener de especial.

Visto así se podría decir que son unos cuantos roques sobre una colina sin más interés que su altura pero como casi todas las rarezas del mundo tiene su leyenda y ahí está su magia.

Como seguro no la conocen entera les voy a relatar la leyenda del pueblo Mansi acerca de los gigantes de Man-Pupu-Nyor.

En tiempos remotos, en los bosques de los Urales vivía la poderosa tribu de los Mansi, de los cuales se decía que sus guerreros corrían más que los ciervos y que eran capaces de vencer a los osos. Se cuenta que los espíritus que habitaban la montaña ayudaban a los Mansi ya que su líder, Kuuschay, era un hombre sabio y sabía contentarles.

El líder tenia dos hijos, un varón y una hija. Se decía que la chica cantaba tan bien que incluso los ciervos salían de la espesura del bosque para escucharla. También había leyenda sobre su gran belleza.

Esta belleza llegó a oídos del gigante Torev quien exigió la mano de la muchacha a su padre, quien se negó. Torev enfadado llamó a sus hermanos gigantes para atacar a los Mansi y llevarse por la fuerza a la joven.

los_gigantes_de_rusia1

El hijo del líder, Pygruchum, estaba de caza fuera con los guerreros de la tribu y fue el momento que Torev aprovechó para atacar. El pueblo de los Mansi resisitió durante todo un día tras sus altas murallas de hielo. Bajo las flechas, el jefe Kuuschay pidió ayuda a los espíritus para salvarlos y para que su hijo volviera a casa con los guerreros.

Los espíritus oyeron su plegaria y una densa nube bajo sobre la montaña cubriendo la ciudad para protegerla de los gigantes. Pero Torev con su gigantesca maza llegó hasta los pies de la muralla descargando toda su furia contra la muralla de cristal haciéndola añicos. La oscuridad de la nube era tal que los gigantes decidieron esperar en la montaña cercana a que se levantase la nube negra y así acabar con los supervivientes, pero éstos aprovecharon la oscuridad para escapar.

maravillas_geologicas

Cuando al amanecer la niebla se empezó a disipar y los gigantes se preparaban para el ataque apareció con los primeros rayos de sol Pygruchum a la cabeza de su ejército de guerreros. En su brazo brillaba un escudo dorado y en su mano blandía la espada que los espíritus le habían dado para vencer a los gigantes.

De su extremo salío un rayo de fuego que impacto directamente en los ojos de Torev quien enloqueció y corrió con sus hermanos contra los guerreros Mansi. Lentamente el haz de fuego se fue transformando en una cúpula que cubría a los gigantes y al propio Pygruchum. Los movimientos de los gigantes cada vez se iban ralentizando más…

man_pupu_pyor_2

De lo alto del monte sonó un crujido enorme, como un trueno, y el haz de luz de desvaneció mostrando a los gigantes convertidos en piedra a la vez que a Pygruchum que se había sacrificado para proteger a su pueblo.

Desde ese día permanecen impasibles los recuerdos pétreos de los gigantes y del guerrero que logró vencerlos, Pygruchum, y en todas las montañas de los alrededores se pueden encontrar fragmentos de cristal de roca que son los restos de la muralla de la fortaleza de los Mansi que Torev destruyó con su maza.

69689274

Una historia formidable y que a mi personalmente me gusta mucho, espero que a vosotros también.

 

Deja un comentario