Los animales y los terremotos

Todos hemos leído algo sobre que los animales tienen un sexto sentido para detectar terremotos, algo que al parecer nosotros no tenemos. En este post pondré varios videos, expondré varios casos que se han documentado y os contaré alguno de los experimentos que se están realizando para intentar entender como lo hacen y si esto puede servir para dar una alerta temprana y salvar muchas vidas.

El primero de los casos del que todavía no se sabe a ciencia cierta de porque sucede trata de un pez, el Pez Remo. Este es un animal muy curioso, con un aspecto que recuerda a los dragones chinos del mar. Es muy raro verlos porque su hábitat natural son las profundas aguas del Pacífico, a unos 1.000 metros más o menos, pero se ha constatado que antes de un gran terremoto estos peces suben de las profundidades y se encuentran varados en las playas. No hay, como en casi todos los casos, una explicación científica para esto pero los japoneses lo tienen muy en cuenta, de hecho se les conoce como “mensajeros de los dioses”.

 pezremo

Otro de los peces que detectan terremotos son los siluros. Un pez con largos bigotes sensibles que pueden detectar cambios eléctricos, y algunos tipos especiales de ondas que para nosotros pasan totalmente desapercibidas. En el terremoto que se produjo en Tokyo en 1923, el Terremoto de Kanto, se vieron muchos siluros chapoteando nerviosos, en una laguna en Mukojima. Lo mismo había sucedido años antes, en 1855, en el Terremoto de Edo. En este último caso, el día antes al desastre se comentó que muchos siluros actuaban de forma errática en la superficie de una laguna en Kugenuma, en las cercanías de la Prefectura de Kanagawa.

191

Japón tiene una historia sobre estos peces pero os la contaré otro día…

No hay, como casi en ningún caso, explicación científica a esto salvo que se supone que al vivir sobre el lecho de las lagunas este pez pueda sentir ligeros cambios en las corrientes eléctricas que se generan antes de un terremoto.

Quizás el caso más antiguo que he encontrado trata del año 373 a.C. cuando un terremoto destruyó la ciudad griega de Hélice. En este caso, según los historiadores, días antes del terremoto multitud de roedores, serpientes, ciempiés y escarabajos salieron de sus madrigueras y en una especie de éxodo animal abandonaron la zona. Lo mismo parece que ocurrió días antes de la gran erupción del Monte Pelée en Martinica.

Antes del terremoto del 18 de julio de 1969, (magnitud 7,4) en el Mar Pohai, se observó en las gaviotas, tiburones y cinco especies diferentes de peces un comportamiento inusual. Con base a las observaciones del raro comportamiento de pandas gigantes, ciervos, yaks, tigres y otros animales, fue emitida una advertencia en el Parque Zoológico del Pueblo Tientsin, dos horas antes del terremoto.

También en China, en el norte, cuenta un ganadero que sus caballos no querían comer al amanecer sino que saltaban de un lado a otro hasta que se soltaron de sus riendas y salieron huyendo. Segundos después un terremoto de 7,8 grados sacudió la zona de Tangshan.

Una evidencia animal ante un terremoto que a mí me sorprende mucho afecta sobre todo a los anfibios. Hay dos casos documentados muy relevantes, en China y en Italia. Al parecer antes de un terremoto, la energía acumulada puede llegar a alterar la composición química de las aguas subterráneas. En este caso la NASA se implicó en la resolución de este misterio y concluyó que las rocas al estar sometidas a esta gran compresión pueden llegar a mostrar cambios químicos, que a su vez pueden llegar a afectar directamente al agua de las lagunas convirtiéndolas poco a poco, por liberación de iones, en Peróxido de Hidrógeno. Este peróxido mezclado con la materia orgánica disuelta en el agua da como resultado sustancias tóxicas a las que la piel de muchos anfibios son muy sensibles.

Se piensa que esto provocó en Haicheng ( China ), en 1975, una invasión de sapos en las calles de la ciudad que huían de las lagunas cercanas. En este caso también se observaron multitud de serpientes saliendo de sus madrigueras en intentando salir de la zona un mes antes del terremoto. Este hecho es sumamente interesante porque las serpientes se encontraban en período de hibernación. Después de observar este comportamiento se decidió evacuar la ciudad justo antes de que un terremoto de 7,3 sacudiera la zona. Gracias a esta evacuación murieron pocas personas teniendo en cuenta el volumen de población de la ciudad. También hay que comentar que esto se puede deber simplemente a una consecuencia debida a que la zona se encontraba sometida a mucha tensión y en los últimos meses los temblores eran casi continuos y simplemente estos animales se cansaron y quisieron cambiar de lugar… Lo que no deja de ser curioso es que lo quisieran hacer todos a la vez…

6AKNJ

Algo parecido ocurrió en un estanque con sapos en L’Aquila (Italia) en 2009, sólo unos días antes de que ocurriera un terremoto.

Otro de los animales de los que vamos a hablar son los gatos y los perros. Cierto es y no creo que nadie lo dude que las facultades sensitivas de ambos están mucho más desarroladas que las nuestras, sobre todo su oído y olfato. También en el caso de ambos sus patas al estar en contacto directo con el suelo son más sensibles a cualquier posible vibración. Aquí os dejo un video muy famoso en el que un perro justo antes de empezar el temblor huye despavorido. Yo en este caso creo más en que el animal sintió el sonido del terremoto antes de que llegara la onda y escapó…

Otro caso documentado habla del año 2001 en la ciudad de Seattle y relata como la gran mayoría de los gatos desaparecieron de repente y permanecían escondidos. A los pocos días un terremoto golpeó la ciudad. Como no hay ninguna explicación científica también se puede considerar coincidencia…

Otro dato curioso ocurrió en el tsunami de 2004. No se encontró casi ningún cadáver animal porque antes de la llegada del tsunami casi todos los animales abandonaron la zona y se dirigieron al interior. Está recogido el testimonio de varios turistas que iban montados en elefantes y que emprendieron camino hacia el interior salvándoles la vida, aunque de esto se dieron cuenta más tarde…

Se sabe que muchos animales son capaces de percibir ultrasonidos que se propagan en el aire a unos 330 m/sg cuando un tsunami se propaga a unos 200 m/sg. esto podría explicar el porque los animales huyeron del tsunami. Se ha demostrado que los animales como los elefantes y los pájaros pueden percibir ondas sonoras de baja frecuencia al igual que el sonido de fracturación de rocas generan sonidos de alta frecuencia que en este caso son captados por los roedores entre otros. Esta explicación es válida para comprender como algunos animales pueden reaccionar minutos o segundos antes de sentir el temblor debido a la diferencia de velocidad entre las ondas P y las S de un terremoto al igual que ocurre con la diferencia de velocidad de los ultrasonidos y los tsunamis que acabo de comentar.

Otro caso interesante ocurrió en Julio de 2009 cuando horas después de un terremoto en la zona de San Diego los residentes descubrieron varados en la playa docenas de calamares de Humboldt varados en la playas. Este animal vive la zona que se encuentra de 200 a 600 metros de profundidad.

Ahora vamos con las aves. Seguro que hemos visto alguna película o sabemos de algún caso en el justo antes de un terremoto las aves en conjunto levantan el vuelo como si fuera una estampida. Justo después de esto es cuando suele llegar la sacudida. La aves tienen unos órganos sensoriales en las patas (los corpúsculos de Herbst) que captan vibraciones. No hay un consenso de si esto les sirven para detectar el terremoto antes de llegar pero unos experimentos en China demuestran que posiblemente tienen mucho que ver.

Ahora quiero cambiar el tema y contar algunos de los experimentos que se han realizado para intentar buscar un sistema de predicción de terremotos eficaz.

Lo primero que quiero decir es que este post no trata de si está o no está bien experimentar con animales. Ese no es el caso que me ocupa hoy y creo que viendo estos experimentos no ha sufrido ninguno de ellos. Dicho lo cual sigo…

China y Japón quizás sean los países más pioneros en este aspecto debido en gran parte a que han sufrido muchos terremotos terribles y encontrar una manera de emitir una alerta temprana puede llegar a salvar millones de vidas.

Quedándome en el caso anterior de las palomas, en China cogieron dos grupos y a uno de ellos se les suprimió estos sensores de las patas. Se comprobó que frente a un temblor mientras el primer grupo volaba en estampida el segundo permanecía posado sin mostrar ningún comportamiento extraño. Curiosamente no se ha podido llegar a un consenso al respecto porque no siempre se desarrollaba así el experimento así que no fue concluyente.

Otro experimento, esta vez de los japoneses fue con hurones. Estos animales viven en madrigueras y son sensibles a los cambios en la tierra que los rodea. Se demostró que también son sensibles a los cambios eléctricos que les provoca una electricidad estática en el pelo del cuerpo que los lleva a una especie de frenesí, algo así como si un ejército de pulgas los atacara. Se piensa que estos cambios eléctricos son los que hacen que casi todos estos animales que viven a ras de suelo y en madrigueras, incluyendo a las serpientes e insectos, intenten escapar al sentirse realmente incómodos con estas fluctuaciones de energía.


No he hablado de los reptiles. Este video muestra un experimento hecho en Japón ,creo, sobre el hecho que dice que los cocodrilos se muestran más agresivos antes de los terremotos porque pueden detectar cambios eléctricos.

Otra curiosidad fue una serie de grandes escarabajos en un laboratorio de Japón que estaban en hibernación se despertaron e intentaron escapar del vivario intentando escalar las paredes antes del Terremoto de Kobe. Esto se pudo reproducir exactamente igual aplicando un campo eléctrico cerca del vivario que obtuvo los mismos resultados.

A día de hoy sobre todo China ha realizado una lista de 58 especies de animales, tanto salvajes como domésticos, cuyo extraño comportamiento podría ser el aviso de algún inminente terremoto. Tanta importancia ha ido adquiriendo el tema que ya disponen de tres centros de estudio de comportamiento animal en diferentes puntos del país.

En el caso de Japón, la ciudad de Susaki en la Prefectura de Kochi, han introducido un sistema innovador para predecir los terremotos. El alcalde de esta ciudad ha desarrollado un sistema de aviso para evitar la legislación al respecto. Esta legislación prohibe activar el sistema de alerta de terremoto basándose en comportamientos de la conducta animal por lo que se ha hecho es emitir un comunicado de anómala conducta en los animales y dejar que las personas libremente decidan evacuar o no.

Para acabar se ha dicho que todo esto puede ser simplemente un efecto psicológico post-terremoto. Es decir, muchas personas dicen tras sufrir el temblor que sus animales hacían cosas raras y que tenían un extraño comportamiento. De esto se deriva que a lo mejor los animales siempre hacen cosas raras pero simplemente no les prestamos atención más que en ese momento por tratar de buscar una explicación.

¿ Qué creen ustedes ?…

Hasta aquí el post de hoy esperando como siempre que les haya gustado y lo compartan con sus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *